VVS >> Manuales >> Instrucción para pilotos de caza >> El combate aéreo en solitario >> Conclusión
 
 

INSTRUCCIÓN PARA EL COMBATE AÉREO DE LA AVIACIÓN DE CAZA

ESCUELA SUPERIOR DEL COMBATE AÉREO DE OFICIALES DE LAS FUERZAS AÉREAS DEL EJERCITO ROJO

 

COMBATE EN SOLITARIO >> Conclusión

 

126. Analizando de forma global los ataques efectuados desde la semiesfera delantera, se puede resumir sus puntos débiles comunes:

 

-         reducido tiempo de permanencia en la posición de fuego; los ataques son rápidos y exigen tener un alto nivel de tiro aéreo;

 

-         la imposibilidad de volver a repetir el ataque rápidamente como consecuencia de la separación del enemigo; a menudo, para efectuar un segundo ataque, hay que volver a alcanzar al enemigo.

 

El ataque más eficaz realizado desde la semiesfera delantera es el efectuado por delante, desde arriba y en lateral a un escorzo de 1/4 (22,5º) 2/4 (45º).

 

127. Los ataques efectuados por la semiesfera trasera son los más eficaces y por norma general terminan con el derribo del enemigo.

 

Los bombarderos modernos prácticamente no tienen zonas de tiro muertas en la semiesfera trasera, por consiguiente, los ataques efectuados desde esta semiesfera, por norma general, se producen entrando en el sector de tiro de los artilleros. Por eso, el factor decisivo a la hora de realizar el ataque desde la semiesfera trasera es el factor sorpresa. Si se consigue el factor sorpresa, hay que abrir fuego a cortas distancias y seguir disparando hasta eliminar por completo el avión enemigo. Si el factor sorpresa no se consigue y el enemigo muestra oposición de fuego, hay que disparar desde una distancia elevada ráfagas cortas y precisas para eliminar al artillero, y a medida que el caza se va acercando, trasladar el fuego sobre las partes vulnerables del avión para derribarlo.

 

Si la situación exige atacar al enemigo de forma inmediata sin tener el factor sorpresa, el fuego del artillero no debe ser un obstáculo, dado que un caza esta dotado de armamento más ponente y siempre tendrá ventaja en la potencia de fuego respecto al bombardero.

 

Los mejores ataques efectuados desde la semiesfera trasera para derribar los aviones tipo He-111 y Ju-88 son:

 

-         el ataque efectuado por detrás, a la misma altitud y a reducidos ángulos;

-         cuando el ataque se realiza en pareja, éste debe ser efectuado simultáneamente desde distintas direcciones por arriba y desde atrás, entrando en el sector de tiro del artillero superior trasero.

 

Para atacar a los aviones tipo Ju-87 y Me-110, el mejor ataque realizado desde la semiesfera trasera será aquel que se efectúa por detrás, desde abajo y en lateral.

 

Para atacar a los cazas monoplaza tipo Me-109 y FW-190, el mejor ataque será aquel que se efectúa por detrás, desde arriba y a un pequeño escorzo; otra opción es atacar por detrás y por debajo, tras salir del picado.

 

128. Analizando los puntos fuertes y débiles de distintas direcciones de ataque, hay que tener en cuenta que un caza no siempre tiene la opción de elegir la dirección del ataque. Por eso, realizando combate ofensivo, un caza debe saber efectuar ataques y eliminar al enemigo en cualquier posición en la que el avión enemigo fue detectado o posicionado en el transcurso del combate. La habilidad de eliminar al enemigo disparando a distancias elevadas y con precisión tiene una importancia muy especial.

 

129. Anteriormente habíamos analizado a fondo solamente el primer ataque, es decir, el comienzo del combate aéreo. Si el enemigo no fue eliminado en el primer ataque, éste será el comienzo de una serie de maniobras que finalizarán cuando uno de los dos adversarios logre ocupar una posición de fuego ventajosa, la que garantiza el tiro con precisión y la que posibilita eliminar al enemigo. Es imposible prever todos los escenarios probables que pueden surgir en el transcurso de un combate aéreo y recomendar, cómo hay que actuar en cada uno de estos escenarios. Solamente podemos imaginar la diversidad de situaciones que se pueden presentar en la dinámica del combate aéreo, donde las acciones de piloto dependen de las acciones y del comportamiento de su adversario, de sus cualidades personales y de su inteligencia.

 

La victoria en un combate aéreo obtiene aquel piloto, el cual supera a su adversario en la maestría de pilotaje y de tiro aéreo, en la rapidez de la toma de decisiones, en su audacia, en su frialdad y su plena seguridad en su propia superioridad.

 

130. Las pautas generales que hay que seguir en un combate aéreo son las siguientes:

 

-         en un combate aéreo las evoluciones realizadas con el avión deben ser tales que no solo resulten ser inesperadas para el enemigo, sino que permitan también adelantarse al enemigo para ocupar una posición inicial ventajosa con el objetivo de efectuar el ataque; a la vez, esta posición debe excluir la posibilidad de que el enemigo utilice su armamento;

 

-         las evoluciones realizadas con el avión deben ser fáciles para ti y difíciles para el avión enemigo; para ello, hay que conocer las prestaciones tácticas y características de vuelo de los aviones enemigos y saber aprovechar sus puntos débiles, al mismo tiempo aprovechando los puntos fuertes de tu propio avión;

 

-         el ataque debe ser realizado tomando en consideración la seguridad de salida del ataque y la posibilidad de efectuar el siguiente ataque en el tiempo más breve posible;

 

-         en un combate aéreo hay que aprovechar ampliamente el sol: es mejor efectuar los ataques por la parte del sol y la salida del ataque debe ser efectuada en dirección al sol. Esto permite lograr el factor sorpresa en el primer ataque, y en el transcurso del combate dificultar al enemigo el tiro y quedar fuera de su alcance visual. Finalizando la maniobra, hay que procurar tener el sol a tus espaldas, y al enemigo por delante;

 

-         en el transcurso del combate, no se debe perder de vista al enemigo en ningún momento; un enemigo invisible es una amenaza de ataque y de fracaso, porque puede ocupar una posición ventajosa que le permita abrir fuego;

 

-         siempre se debe llevar un combate aéreo ofensivo, manteniendo la iniciativa en tus manos en todo momento. En un combate aéreo los adversarios luchan por ganar la iniciativa. La iniciativa es fácil de perder, pero recuperarla es mucho más difícil, y en ocasiones es imposible;

 

-         el combate aéreo debe ser llevado en la dimensión vertical y a grandes velocidades, aprovechando al máximo los puntos fuertes de tu avión. Esto da la posibilidad de obligar al enemigo a pasar a las altitudes que son incomodas para el, ponerlo en condiciones de desventaja, imponerle tu voluntad y obligarle a perder el combate;

 

-         basando el combate en velocidades elevadas, el piloto de caza debe saber y recordar en todo momento que en ocasiones particulares, para eliminar al enemigo, es mejor volar a baja velocidad. La reducción de la velocidad hasta igualarla con la velocidad del enemigo puede tener lugar en aquellos casos, cuando se logra el factor sorpresa y la amenaza de ataque por parte del enemigo en este momento no existe (sobre todo a la hora de atacar a un bombardero). Esto aumenta considerablemente la eficacia del fuego y permite eliminar al enemigo en el primer ataque;

 

-         nunca se debe abandonar primero el combate aéreo, siempre, claro, que la situación lo permita. Si el enemigo no acepta el combate o intenta salir del combate, hay que actuar de manera decidida y no dejarle posibilidades de salir ileso del combate;

 

-         no se debe realizar evoluciones bruscas con el avión, cuando esto no sea necesario: esto hacer perder la velocidad y crea sobrecargas excesivas;

 

-         si tu caza acaba siendo atacado, hay que esquivar el ataque de manera inmediata, realizando aquellas maniobras que te permitan pasar a la ofensiva. Para esquivar el ataque lo mejor es realizar un giro brusco con deslizamiento en dirección al enemigo, colocándose por debajo o por encima de el;

 

-         la correcta y rápida valoración de la situación en el aire, la rapidez en la toma de decisiones y de acciones emprendidas, evitar cometer errores y saber aprovechar los errores cometidos por el enemigo, el deseo de eliminar al enemigo, como norma general, son los factores que llevan a la victoria en un combate aéreo.

 

131. La maniobra, en un combate aéreo, se entiende como el conjunto de todos los cambios en la dirección de vuelo, realizados en la dimensión vertical y horizontal, y mediante los cuales se consigue:

 

-         el factor sorpresa en el primer ataque;

-         la entrada a la posición de fuego;

-         la salida del ataque;

-         esquivar los ataques del enemigo;

-         la salida del combate.

 

132. La maniobra vertical, en un combate aéreo, se entiende como el conjunto de todos los cambios de dirección en la dimensión vertical (picado pronunciado, montaña, ascenso en vertical, etc.).

 

En un combate aéreo la amplia utilización de la maniobra en la dimensión vertical y la ventaja en altitud dan todas las posibilidades de ganar la iniciativa y llevar un combate aéreo ofensivo, al mismo tiempo asegurando a nuestros cazas la suficiente reserva de velocidad, lo que posibilita el éxito del combate y garantiza la libre salida del mismo incluso cuando el enemigo dispone de una clara superioridad numérica.

 

La maniobra vertical, combinada con la potencia de fuego de un caza, da enormes posibilidades para llevar a cabo acciones ofensivas y terminar el combate aéreo con una victoria.

 

133. La maniobra horizontal, en un combate aéreo, se entiende como todo el conjunto de cambios de dirección en la dimensión horizontal (virajes, giros, y etc.).

 

La maniobra horizontal es considerada como una manobra defensiva, y no permite aprovechar a pleno rendimiento las cualidades y el potencial de un caza moderno y veloz.

 

134. La contramaniobra, en un combate aéreo, se entiende como aquella maniobra, realizada por un avión atacado, que tiene por objetivo romper la posición de fuego del avión atacante y no permitirle disparar con precisión.

 

Cuando la contramaniobra efectuada por el avión atacado es un comienzo para pasar a la ofensiva, dicha contramaniobra se convierte en un contraataque.

 

En un combate aéreo las maniobras se convierten en contramaniobras y los ataques en contraataques de forma continua.

 

135. Los cazas enemigos, cuando sus acciones no son condicionadas por el entorno, construyen la táctica de sus acciones basándose en los principios siguientes:

 

-         entran en combate solamente cuando disponen de una ventaja en altitud;

-         solo atacan cuando tienen aseguradas las condiciones para efectuar un ataque por sorpresa y garantizadas las condiciones cómodas para salir del ataque.

 

Para lograrlo, los cazas enemigos aprovechan con paciencia y habilidad el sol, la nubosidad y la velocidad de aproximación:

 

-         entran en combate contra su adversario cuando éste tiene igualdad o superioridad numérica solamente cuando pueden atacar desde posiciones con clara ventaja y en aquellos casos, cuando tienen cerca del lugar a sus refuerzos para pedirles ayuda;

-         prefieren un combate rápido y se limitan en realizar uno, dos, en raras ocasiones tres ataques, y posteriormente, como norma general, se retiran del combate y lo reanudan solo cuando recuperan sus ventajas tácticas.

 

136. La particularidad de las tácticas de acción de los cazas tipo Me-109 viene derivada de las propiedades de este avión: los cazas de este tipo realizan ataques desde la semiesfera superior trasera y se retiran realizando el ascenso pronunciado, por norma general, terminando la montaña con un giro a 90 - 180º o con un viraje. Prefieren llevar el combate a altitudes entre 5.000 8.000m, allí donde sus aviones tienen las mejores características tácticas y prestaciones de vuelo.

 

Cuando son atacados, esquivan el ataque realizando deslizamiento, giro, picado, montaña, a veces haciendo medio tonel o cualquier otra figura. Prefieren evitar ataques frontales, y habitualmente, no los soportan y se retiran. Por norma general realizan el combate en la dimensión vertical.

 

137. Las tácticas de acción de los cazas tipo FW-190 están basadas en ataques cortos y por sorpresa, atacando aviones solitarios que se separan de su formación. Atacan con más ganas cuando tienen ventaja en altitud, alcanzando la velocidad necesaria en el picado.

 

Teniendo una mejor maniobrabilidad horizontal respecto a la vertical, ellos, en un combate aéreo, a menudo pasan a maniobras horizontales. Realizan ataques frontales con mayor frecuencia y los aceptan con más ganas, utilizando su potente armamento. Para esquivar un ataque, a menudo realizan el picado y el medio tonel. El medio tonel es un buen momento para derribarlo. El enemigo a menudo utiliza grupos combinados, colocando a los aviones tipo FW-190 en los niveles inferiores y a los aviones tipo Me-109 en los niveles superiores.

 

138. El FW-190 es uno de los tipos de caza básicos y tiene una serie de versiones. La ultima versión es el FW-190-A-8, que se utiliza como caza (de 4 armas, dotado de 2 ametralladoras sincronizadas de 13mm y 2 cañones sincronizados de 20mm) y como avión de asalto (de 6 armas, dotado de 2 cañones alares de 30mm, aparte del armamento mencionado anteriormente).

 

A pesar de que el FW-190-A-8 (dotado del motor BMW-801 el cual permite funcionar en régimen potenciado ininterrumpido durante 10 minutos) tiene características de vuelo sensiblemente mejoradas, nuestros cazas de serie pueden luchar con éxito contra él, dado que los cazas soviéticos tienen características muy superiores.

 

139. El caza Yak-3 tiene una gran ventaja sobre el FW-190-A-8 en cuanto a la maniobrabilidad y velocidad ascensional, y es insignificantemente inferior en cuanto a su velocidad máxima a nivel del suelo cuando el FW-190-A-8 fuerza el motor, lo que le da la oportunidad de escaparse durante una persecución.

 

En un combate aéreo basado en virajes (tanto en el viraje derecho como en el viraje izquierdo) el Yak-3 se pone en cola del FW-190-A-8 a una distancia de tiro eficaz en 1,5 2 virajes.

 

En la dimensión vertical el Yak-3 conserva la ventaja en altitud respecto al FW-190-A-8 con facilidad, lo que le da la posibilidad de ganar la iniciativa del combate y adelantarse a sus acciones, ocupando posiciones ventajosas cuando el FW-190-A-8  hace intentos de atacarle.

 

En un picado el Yak-3 acelera más rápido que el FW-190-A-8, lo que le permite al Yak-3 atacarlo tanto en picado como en la salida del picado. En este punto hay que tener en cuenta que el Yak-3 acelera más rápido y supera en este aspecto al FW-190-A-8 al comienzo del picado, cunado las velocidades son menores. A grandes velocidades el incremento de velocidad se produce más despacio, por eso alcanzar en picado a un FW-190-A-8 es más fácil al comienzo del picado, cuando éste aun no alcanzó una gran velocidad.

 

140. El caza La-7 también tiene una gran ventaja sobre el FW-190-A-8, tanto en la velocidad máxima (sobre todo en régimen potenciado del motor) como en velocidad ascensional, en maniobrabilidad vertical y en maniobrabilidad horizontal.

 

Tanto en el viraje izquierdo como en el derecho, el La-7 se pone en cola del FW-190-A-8 a una distancia de tiro eficaz en 2 2,5 virajes.

 

En un combate aéreo basado en maniobras verticales el La-7 debe aprovechar su superioridad en velocidad de vuelo y en la velocidad ascensional para ganar la iniciativa del combate aéreo. Si al comienzo del combate el FW-190-A-8 dispone de una mayor velocidad respecto a la velocidad del La-7, le será mucho más difícil ocupar una posición ventajosa para efectuar el ataque, dado que el FW-190-A-8 tarda menos en pasar al descenso desde el punto máximo de la trepada, lo que le permite adelantarse al La-7 en un ataque o esquivar el ataque.

 

El La-7 pica mejor y acelera más rápido, lo que le permite atacar al FW-190-A-8 tanto en picado como durante la salida del picado.

 

Teniendo ventaja en la velocidad horizontal máxima, el La-7 (potenciando el motor) en vuelo recto alcanza con facilidad al FW-190-A-8.

 
 

HR_ZunZun / HR_Torero

 

 

 

RKKA