VVS >> Manuales >> Instrucción para pilotos de caza >> Ataque
 
 

INSTRUCCIÓN PARA EL COMBATE AÉREO DE LA AVIACIÓN DE CAZA

ESCUELA SUPERIOR DEL COMBATE AÉREO DE OFICIALES DE LAS FUERZAS AÉREAS DEL EJERCITO ROJO

 

ATAQUE

 

59. El ataque consiste en actuar sobre el enemigo empleando el armamento. Todas las acciones anteriores, emprendidas por un piloto de caza, deben ser realizadas en beneficio del uso del armamento.

 

60. El esfuerzo de un piloto de caza debe ser dirigido en poder acercarse al enemigo hasta una distancia de fuego eficaz y ocupar una posición tal que le permita disparar con precisión y derribar al enemigo de manera inmediata.

 

61. Si el atacado se dio cuenta de la amenaza del ataque demasiado tarde, esto significa que le dio la oportunidad a su enemigo para efectuar el ataque por sorpresa. En este escenario, el objetivo primordial del atacado será frustrar el ataque, realizando una maniobra que le permita impedir que el atacante dispare con precisión y rechazar su ataque con un contraataque.

 

Para un bombardero atacado las acciones emprendidas consistirán en realizar una maniobra para frustrar el ataque enemigo y disparar con el armamento defensivo contra el avión atacante.

 

Para un caza atacado las acciones emprendidas consistirán en realizar una maniobra tal que le permita impedir al enemigo disparar con precisión y en emplear su armamento para realizar un contraataque.

 

62. El ataque aéreo esta compuesto por las fases siguientes:

-         Entrada a la posición de fuego;

-         Posición de fuego;

-         Salida del ataque

(Ver Fig. 5)

 

Fig. 5. Fases de un ataque, realizado por un caza monoplaza

 

El orden de estas fases de ataque en cualquier caso siempre será constante, pero su duración puede variar en función de las condiciones en las que nos encontramos.

 

63. El tiempo de entrada a la posición de fuego puede variar en función de la dirección del ataque y de la posición relativa, uno respecto del otro, de ambos adversarios. Si el rumbo de vuelo del avión atacante es similar a su rumbo de ataque, la entrada a la posición de fuego será ejecutada en el menor tiempo posible y con pocas variaciones de rumbo. Cuanto más grande sea el ángulo de giro necesario para apuntar al objetivo, más elevado será el intervalo del tiempo necesario para entrar a la posición de fuego. Para lograr una mayor precisión de entrada a la posición de fuego, hay que considerar y aprovechar la posición del avión (te puedes colocar más alto o más bajo respecto al enemigo), la distancia entre ambos aviones, la velocidad tuya y la velocidad del enemigo.

 

64. La posición de fuego es el punto culminante de un ataque, dado que es el momento cuando se decide el resultado del mismo. Si el enemigo no hizo nada para impedir el ataque hasta el momento de tu entrada a la posición de fuego, esto significa que será atacado por sorpresa.

 

65. El tiempo de permanencia en la posición de fuego depende de la dirección del ataque (atacando en rumbo similar al avión atacado, a escorzos reducidos y con pequeño diferencial de velocidades este tiempo será el máximo).

 

La posición de fuego de un bombardero atacado es mucho mayor que la posición de fuego del caza atacante, dado que el bombardero tiene ametralladoras móviles y puede seguir disparando cuando el caza deja de disparar y se encuentra muy cerca del bombardero en el momento de su salida del ataque y sin apuntar con su armamento contra el bombardero.

(Ver  Fig. 6).

 

Fig. 6. Tiempo de permanencia en la posición de fuego del caza atacante y del bombardero atacado

 

Esta ventaja que tiene el bombardero obliga al caza atacante a implicar todo su esfuerzo en eliminar al bombardero en el transcurso del primer ataque, disminuyendo de esta forma la posición de fuego del bombardero y reduciendo al mínimo su fuego de oposición.

 

Un ataque realizado por sorpresa y la eliminación del enemigo en el primer ataque da la posibilidad de excluir completamente el fuego de oposición del bombardero atacado.

 

66. Las acciones de un piloto de caza en la posición de fuego son:

-         apuntar en bruto;

-         apuntar en fino;

-         abrir fuego.

(Ver Fig. 7).

 

Fig. 7. Acciones de un piloto en la posición de fuego

 

67. Apuntar en bruto significa dirigir el armamento del caza hacia el objetivo. En esta fase, el piloto aun no puede abrir fuego, porque tras finalizar la maniobra de entrada a la posición de fuego, el avión sigue moviéndose por inercia en dirección de la maniobra.

 

68. Apuntar en fino significa colocar el armamento en las dimensiones vertical y horizontal necesarias para acertar en el objetivo. Para encontrar el punto donde hay que apuntar, el piloto debe determinar la velocidad de vuelo del enemigo, el escorzo y la distancia que separa a ambos.

 

69. Abrir fuego es la etapa más decisiva e importante en la posición de fuego. Una vez colocado en la posición de fuego, el piloto debe emplear todos sus esfuerzos a toda costa en eliminar al enemigo. En cuanto al nivel de pilotaje y de tiro, la preparación del piloto debe estar enfocada en conseguir que el piloto, estando en la posición de fuego, se mantenga tranquilo, seguro y firme.

 

La calidad de la posición de fuego depende en gran medida del nivel de preparación del piloto en cuanto a tiro aéreo (Ver Fig. 8).

 

Fig.8. Calidad de la posición de fuego de un piloto de caza

 

70. La salida del ataque es efectuada cuando:

-         seguir disparando no tiene sentido;

-         el caza atacante acaba en una posición de desventaja;

-         existe un peligro de colisión.

 

La tarea del caza consiste en salir de la zona de fuego del avión enemigo cuanto antes, realizando una maniobra que le permita ocupar de nuevo un posición de ataque en el tiempo más breve posible.

 

Si el enemigo es derribado, el ataque finaliza.

 

71. Las elevadas velocidades de vuelo de los cazas modernos reducen considerablemente el tiempo del ataque cuando éste se realiza desde la semiesfera delantera o en lateral, e incrementan de forma considerable las velocidades angulares de un caza respecto el avión atacado, lo que dificulta sensiblemente la puntería y en general reduce la calidad del tiro aéreo.

 

La duración de un ataque puede ser incrementada gracias al aumento de la distancia de tiro, pero en este caso la probabilidad de impacto disminuye.

 

72. Manteniendo en todo momento el avión enemigo en el colimador y cuando éste vuela en línea recta y a una velocidad constante, y además cuando se le ataca a la misma altitud entrando por detrás y por el flanco, las distancias de tiro, las deflexiones en milésimas y las velocidades angulares relativas del caza respecto objetivo van a variar (si el enemigo vuela a 140 m/seg., y el caza atacante vuela a 170 m/seg.) tal y como se indica en la tabla a continuación:

 

Tiempo desde el comienzo del ataque, en segundos

Distancia de fuego, en metros

Deflexion, en milesimas

Velocidad angular relativa

0

500

140

15º 20´

1

412

110

15º 20´

2

352

78

14º

3

311

49

10º 40´

4,5

260

16

8º 15´

5,5

230

7

3º 30´

 

Cuado el ataque se efectúa por delante y por el flanco, a la misma altitud y a las mismas velocidades, las distancias de tiro, las deflexiones en milésimas y las velocidades angulares relativas del caza respecto al objetivo van a variar tal y como se indica en la tabla a continuación:

 

Tiempo desde el comienzo del ataque, en segundos

Distancia de fuego, en metros

Deflexion, en milesimas

Velocidad angular relativa

0

500

140

15º

1

280

153

28º

2

134

118

52º 20´

3

86

27

28º 40´

3,5

71

7

11º 20´

 

Teniendo en cuenta que un piloto de caza bien preparado es capaz de mantener el objetivo en su colimador a una velocidad angular que no supera 10º por segundo, los cálculos anteriores demuestran que el ataque puede tener éxito solo si se realiza cuando ambos adversarios vuelan en rumbos similares.

 

A la hora de elegir la distancia de abrir el fuego, hay que tomar en consideración la probabilidad de impacto y la velocidad angular relativa, con la cual el piloto atacante es capaz de mantener el objetivo en el punto de referencia de tiro.

 

73. En un combate aéreo hay que prestar especial importancia al régimen de tiro. Debido a que los cazas modernos tienen la munición limitada, el piloto debe gastar la munición cuidadosamente para no quedar sin munición en un momento crucial del combate.

 

El ahorro de la munición debe ser combinado con la necesidad de apuntar de manera más rigurosa, que garantiza la total seguridad de abatir al enemigo. Además, el piloto siempre debe dejar un 20% de munición como reserva para hacer frente al enemigo en un posible encuentro con él durante la vuelta a base.

 

74. La principal medida de ahorro de la munición es la limitación de la duración de las ráfagas, manteniendo apretados los gatillos justo lo necesario. La duración necesaria de la ráfaga depende de la distancia de tiro y del desplazamiento angular del objetivo, y se divide en tres tipos:

-         ráfaga corta;

-         ráfaga media;

-         ráfaga larga.

 

La ráfaga corta tiene una duración de 0.5 seg., y se emplea solamente cuando hay que disparar a grandes distancias (más de 300m.) y a la hora de disparar a elevadas velocidades angulares relativas del enemigo (más de 10º por seg.).

 

La ráfaga media tiene una duración de hasta 1 seg., y se emplea cuando hay posibilidad de apuntar con precisión y a la hora de disparar a reducidas velocidades angulares relativas del enemigo (no más de 10º por seg.), es decir, cuando es posible mantener al enemigo en el colimador en todo momento.

 

La ráfaga larga tiene una duración de hasta 2 seg., y se emplea a la hora de disparar a velocidades angulares relativas del enemigo muy reducidas (2-3º por seg.) y a distancias cortas (no más de 75-25m), cuando existe la posibilidad de seguir disparando hasta eliminar el avión enemigo por completo.

 

75. El tiro tiene éxito solamente cuando se apunta con el colimador desde principio.

 

Justo después de abrir fuego, hay que trasladar la atención sobre las trazadoras, mirando a través del reflector del colimador.

 

76. La corrección de tiro por trazadoras exige grandes habilidades y mucho entrenamiento del piloto. Observando las trazadoras, el piloto debe seguir apuntando en todo momento. Observando la posición de las trazadoras respecto al objetivo, el piloto debe ajustar la ráfaga dirigiendo suavemente su avión para que las ráfagas impacten en el objetivo.

 

-         Si la trazadora se acerca al objetivo, hay que corregir el tiro;

-         Si la trazadora se aleja del objetivo, hay que dejar de disparar y volver a apuntar.

 

El único síntoma que demuestra el impacto con toda la seguridad, es cuando la trazadora se corta en el objetivo. En ocasiones, como síntoma secundario puede servir el incremento del brillo de la trazadora sobre el fondo del objetivo. Dicho lo anterior, en un combate aéreo la trazadora resulta ser un medio auxiliar para apuntar.

 

HR_ZunZun / HR_Torero

 
 

 

 

RKKA