VVS >> Manuales >> Instrucción para pilotos de caza >> Disposiciones generales
 
 

INSTRUCCIÓN PARA EL COMBATE AÉREO DE LA AVIACIÓN DE CAZA

ESCUELA SUPERIOR DEL COMBATE AÉREO DE OFICIALES DE LAS FUERZAS AÉREAS DEL EJERCITO ROJO

 

I. DISPOSICIONES GENERALES

 

1. La aviación de caza es el instrumento básico para ganar el dominio aéreo y tiene como función principal la eliminación de los aviones enemigos en combate aéreo.

 

2. La lucha por el dominio aéreo es llevada a cabo por la aviación de caza con el objetivo de prestar apoyo a las tropas terrestres y a otras clases de aviación, evitando los ataques enemigos desde el aire.

 

3. Para llevar a cabo un combate aéreo con éxito, los pilotos de caza deben saber ganar la  ventaja de altitud y de velocidad necesarias, así como saber combinar correctamente la maniobra y el fuego de su avión.

 

La victoria en un combate aéreo se consigue mediante el ejercicio de una ofensiva activa sobre el enemigo y con la máxima utilización del potencial de vuelo y técnico de su caza.

 

La táctica ofensiva del combate aéreo se basa en que los pilotos sepan:

 

-         efectuar ataques por sorpresa sobre los aviones enemigos;

-         aprovechar al máximo la maniobrabilidad de su avión en la dimensión vertical;

-         realizar maniobras de forma rápida y eficiente, y eliminar al enemigo en el primer ataque;

-         actuar de forma coordinada entre aviones que forman una pareja, entre varias parejas, entre cuartetos y entre escuadrillas;

-         saber aprovechar plenamente los puntos fuertes de su caza y los puntos débiles de los aviones enemigos;

-         cumplir con precisión las órdenes y disposiciones de sus comandantes, que se encuentran en el aire y en la tierra.

 

4. Un ataque realizado por sorpresa da al piloto de caza la oportunidad de eliminar el avión enemigo antes de que éste pueda tomar medidas oportunas para su propia defensa.

 

Para atacar al enemigo por sorpresa, hay que saber detectarlo antes de que él te detecte a ti y evitar ser descubierto hasta el momento de abrir el fuego sobre él.

 

Para lograr el factor sorpresa durante un ataque, hay que aprovechar al máximo y de forma inteligente a los siguientes elementos: el sol, la nubosidad, la niebla, el fondo del terreno y las zonas muertas del campo de visión del avión enemigo.

 

Otra condición fundamental para lograr el factor sorpresa es la realización del vuelo en formaciones de combate abiertas, la aproximación rápida al enemigo y la realización de ataques simultáneos, efectuados desde direcciones distintas.

 

5. La realización de maniobras verticales da a los pilotos la oportunidad de tomar rápidamente la iniciativa para aplicar la táctica ofensiva, anticiparse al enemigo para ganar una posición inicial dominante y ventajosa desde la cual el piloto realizará el ataque, y obligar al enemigo a pasar a la defensiva.

 

Pilotando un caza con una alta maniobrabilidad vertical es absolutamente inaceptable pasar al combate aéreo basado en maniobras horizontales, dado que esto hace que la iniciativa se pierda rápidamente y puede ser causa de las bajas innecesarias.

 

6. Una maniobra rápida y eficiente da la oportunidad de eliminar al enemigo por sorpresa.

 

Un ataque efectuado por sorpresa, de forma audaz, rápida e insolente neutraliza al enemigo moralmente, provoca la confusión en sus filas, no le permite tomar a tiempo las medidas para rechazar el ataque y, como norma general, acaba con la eliminación del mismo.

 

Cada ataque debe ser efectuado de forma decidida e insistente, acercándose a la distancia mínima posible.

 

El disparo debe ser efectuado con precisión, y las ráfagas deben tener una duración tal que se permita ahorrar la munición y al mismo tiempo eliminar al enemigo en el primer ataque.

 

Hay que disparar en las partes vitales del avión, como son el motor, los depósitos y las cabinas de la tripulación.

 

Un tiro efectuado sin precisión desenmascara la posición del caza atacante y hace inútil el consumo de la munición.

 

Si el ataque no ha tenido éxito, hay que retomar rápidamente la posición inicial para efectuar posteriormente un segundo ataque, atacando de forma persistente hasta eliminar al enemigo.

 

7. La capacidad de los pilotos para actuar de forma coordinada en formación de pareja, de cuarteto o de escuadrilla, permite obtener una rápida victoria incluso sobre un enemigo que tiene clara superioridad numérica, y excluir la posibilidad de ser atacado por su parte.

 

El caza es un arma ofensiva, por tanto solo puede eliminar a su enemigo volando hacia el, solamente atacándolo.

 

Cuando un caza (grupo de cazas) acaba siendo atacado por el enemigo y es incapaz de responder con un contraataque, es necesario realizar una maniobra adecuada para dirigir su avión bajo la protección del compañero (grupo de compañeros), y el compañero (grupo de compañeros) esta obligado a rechazar el ataque enemigo de forma inmediata.

 

La coordinación en un combate aéreo se basa en el apoyo mutuo, en la ayuda y en la cooperación entre los aviones sueltos, parejas, cuartetos o grupos. El ataque efectuado por un avión (grupo) debe ser cubierto o apoyado por otros aviones con el objetivo de incrementar la potencia del ataque y la exclusión de un posible contraataque por parte del enemigo.

 

La coordinación es más eficiente cuando el grupo es guiado por el líder de manera precisa e ininterrumpida. La victoria en un combate aéreo es lograda gracias a las acciones coordinadas de los aviones que forman la pareja, de las parejas que forman el cuarteto, de los cuartetos que forman el grupo.

 

La búsqueda bien organizada por el grupo, el aviso a tiempo sobre la posición del enemigo detectado, la adecuada formación de combate que permite realizar la búsqueda del enemigo de manera más eficiente, la asignación de un grupo que vuela a gran altitud son los mejores medios para defenderse de un potencial ataque por sorpresa.

 

8. El máximo aprovechamiento de los puntos fuertes de su avión y de los puntos débiles del avión enemigo da la oportunidad de poner al enemigo en condiciones de desventaja.

 

Hay que obligar al enemigo a entrar en altitudes desventajosas para él, donde las características de sus aviones son peores en comparación con otras altitudes, mientras que las características de nuestros aviones a estas altitudes son las mejores. Esto se consigue tomando la iniciativa del combate aéreo, ganando la ventaja en altitud respecto al enemigo al comienzo del combate y conservando la ventaja en altitud durante todo el combate.

 

Hay que tener en cuenta la ventaja que tienen algunos modelos de los aviones enemigos en cuanto a su potencia de fuego, por tanto, a la hora de seleccionar la dirección del ataque hay que hacerlo de manera que no le permita al enemigo aprovechar este potencial de fuego de sus aviones.

 

Conociendo las tácticas de combate empleadas por el enemigo, las características tácticas y características de vuelo de sus aviones, sus elementos de combate preferidos y los elementos que evitan realizar, los ángulos de visión y las partes vulnerables de sus aviones se puede prever las intenciones del enemigo y obligarle a actuar en condiciones de desventaja, atacándolo con ventaja.

 

9. Un correcto cumplimiento de las órdenes y de las disposiciones de los comandantes, que se encuentran en el aire o en la tierra, es una condición indispensable para terminar el combate aéreo con éxito.

 

Una disciplina férrea, la gran escrupulosidad y buena fe, la honestidad, el sentido de responsabilidad por los demás compañeros y por el resultado final del combate siempre tienen que combinarse con la gran maestría bélica, con la capacidad para arriesgar y con el autosacrificio. El arte del combate aéreo y la disciplina es una cosa indivisible, y cuando estos dos conceptos que la forman van por separado, ocurre lo siguiente:

 

-         la audacia se convierte en chulería;

-         la impertinencia bélica se convierte en un juego con la muerte inútil;

-         la excesiva seguridad en si mismo se convierte en presuntuosidad.

 

Todas las acciones llevadas a cabo por un piloto en un combate aéreo tienen que ser efectuadas en beneficio del compañero o en beneficio del grupo; el deseo de obtener una victoria personal, como norma general, es una de las causas de bajas innecesarias y del fracaso general de todo el grupo.

 

10. El piloto, entregado de forma incondicional al Partido y a su Patria Socialista, como piloto de combate debe tener las cualidades personales siguientes:

 

-         dominar a la perfección las técnicas de pilotaje en todo el rango posible de altitudes y de regimenes de vuelo, saber conservar su puesto en la formación de combate en cualquier situación y saber exprimir las virtudes de su avión;

 

-         saber disparar de manera impecable, saber eliminar al enemigo disparando a grandes distancias y desde cualquier posición de su avión, ser un maestro en realizar el primer ataque;

 

-         ser audaz, decidido y tener iniciativa, siempre buscar el combate con el enemigo, y eliminarlo a sangre fría, estando convencido de su superioridad;

 

-         en un combate aéreo saber aplicar la astucia y el engaño allí donde el enemigo menos lo espera;

 

-         saber observar el espacio aéreo en todo momento, detectar al enemigo antes de que enemigo lo detecte a el e involucrarlo en un combate aéreo;

 

-         ser calculador y tener capacidad para tomar decisiones de forma rápida;

 

-         saber orientarse en cualquier situación y en cualesquiera condiciones, y saber recuperar la orientación tras finalizar el combate aéreo;

 

-         tener resistencia física y ser capaz de soportar un intenso trabajo bélico a grandes altitudes, a altas velocidades y poder aguantar picados prolongados;

 

-         durante el vuelo saber establecer rápidamente la comunicación por radio entre los aviones y con la tierra, y saber mantenerla en todo momento.

 

HR_ZunZun / HR_Torero

 
 

 

 

RKKA