VVS >> 100 Halcones >> Reconocimiento >> Nikitin M.E. >> Informe
 

 

Heroe de la URSS, Capitán de la Guardia

M.E. NIKITIN

"Fotografía en perspectiva antes de la operación

Yasscy-Kishenev"

Informe del combate

Biografía del piloto

 

Combate realizado con: IL-2

Fotografía en perspectiva antes de la operación Yassy-Kishinev

 

Antes del comienzo de la operación Yassco-Kishinevskaya me tocó por primera vez realizar una misión que consistía en realizar la fotografía en perspectiva. La misión era encargada por el mando de las tropas acorazadas y caballería.

 

Teníamos que fotografiar los sectores predeterminados por donde se planificaba romper las líneas de defensa enemiga: Tyrgu Frumoe, Tyrgu-Pyamo. Teníamos que fotografiar las bandas del terreno en profundidad siguiendo los ejes de avance previstos de las tropas mencionadas anteriormente.

 

Para fotografiar se utilizaron aerofotocámaras AFA-IM (cuatro aerofotocámaras por avión) orientadas hacia delante. Estaban instaladas en los aviones IL-2. Las fotografías fueron tomadas desde 25m de altitud.

 

Las 4 aerofotocámaras estaban instaladas de siguiente manera: 2 en las góndolas del tren de aterrizaje y 2 en el fuselaje, en la cabina del artillero. La inclinación del eje óptico frontal era de 5-17.

 

Para realizar la misión fue preparado un grupo de 6-8 aviones IL-2, dos de los cuales (el mío y el de mi líder) estaban dotados de dichas aerofotocámaras.

 

El grupo tenia que ir en formación de escalón derecho o izquierdo, dependiendo de los giros realizados durante la ruta y durante las maniobras sobre el objetivo.

 

Antes de despegar, todos los participantes estudiaron rigurosamente la ruta de vuelo y los sectores que había que fotografiar (Fig.87).

 

Fig.87 (Clicar imagen para ampliar)

 

En el tramo de la ruta que pasaba por encima de nuestro territorio todo el grupo volaba a 800-1000m de altitud.

 

Cuando faltaban unos 10-15 km para la línea del frente, yo y mi punto pasamos a vuelo rasante, dejando al resto del grupo a la misma altitud (incluyendo a mi suplente). Ellos seguían la ruta preestablecida.

 

Mi pareja tenía que volar exactamente la ruta predeterminada y fotografiar todos los sectores preestablecidos.

 

Sacábamos las fotografías, coordinando nuestras acciones por radio. También manteníamos la comunicación con el líder del grupo principal.

 

Dado que el objetivo estaba cubierto por una gran cantidad de antiaéreos, la misión del grupo principal consistía en atraer todo el fuego de artillería antiaérea y en neutralizar a las baterías antiaéreas al detectarlas.

 

Dado que desde un vuelo rasante es difícil orientarse con precisión, existía riesgo de desviarse de la ruta, y en consecuencia los sectores predeterminados podían no ser fotografiados (era aun más difícil orientarse cuando se trataba de terreno accidentado). Para evitar ese riesgo, el líder del grupo superior efectuaba la orientación exacta y controlaba mi posición, corrigiéndome por radio cuando me estaba desviando de la ruta.

 

Para tener mayor seguridad frente al fuego de los antiaéreos y otro tipo de armamento, yo y mi punto hacíamos lo siguiente: mientras uno de los dos fotografiaba el terreno, el otro disparaba con las ametralladoras hacia delante ráfagas cortas. Los artilleros de ambos aviones también abrían fuego lateral con sus ametralladoras. De esta forma obligábamos a refugiarse al personal de los antiaéreos que encontrábamos sobre la ruta. Posteriormente nos escondíamos, aprovechando las irregularidades del terreno y montes existentes en la zona, fotografiando al mismo tiempo toda la ruta.

 

Al terminar la fotografía aérea, pusimos el rumbo hacia nuestro territorio, entramos en la zona segura (bosques y pantanos), ganamos altitud, reunimos el grupo y nos dirigimos a nuestra base, siguiendo una ruta distinta.

 

Nuestra formación estaba escoltada por cazas La-5, que iban a ambos lados y por encima de nuestro grupo.

 

CONCLUSION

 

El éxito de aquellas misiones dependía íntegramente de la exactitud de entrada al punto de inicio de la ruta a fotografiar, y del seguimiento estricto de la propia ruta.

 

Para lograrlo, tuvimos que realizar una rigurosa preparación, simulando todos los escenarios posibles. Se había estudiado con el mínimo detalle el relieve del terreno de la zona fotografiada. Para ello utilizamos un cajón lleno de arena. Esto me ha posibilitado en un vuelo rasante realizar una orientación precisa y fotografiar exactamente aquellos sectores que se requería, dado que yo conocía la localización de cada arbusto y cada roca.

 

También era de crucial importancia la comunicación por radio entre todas las tripulaciones.

 

Otra fuente del éxito fue la composición fija de nuestro grupo, lo que garantizaba una buena cohesión entre los pilotos. La composición del grupo de los cazas de escolta también era fija, y era el grupo que siempre nos escoltaba. La cohesión entre pilotos y la comprensión mutua en un combate aéreo son los pilares del éxito de la misión.

 

Los resultados de nuestra misión fueron reproducidos en múltiples copias y enviados a los Estados Mayores de las unidades de caballería y de infantería. Las fotografías obtenidas resultaron ser de gran calidad y tuvieron una gran utilidad.

 

Las fotografías en perspectiva de gran formato se leen con facilidad y son fáciles de utilizar por las tropas de tierra.

 

La fotografía en perspectiva jugó un importante papel y tuvo repercusiones positivas en el éxito obtenido durante la rotura de las fuertes líneas de defensa enemiga en la operación Yassko-Kishinevskaya.

 

 

FAE_Cazador / HR_Torero

 

 

 

RKKA