VVS >> 100 Halcones >> Pilotos de caza >> L.K. Ryzhiy >> Informe
 

 

Héroe de la URSS, Mayor

L.K. RYZHIY

"La importancia del factor sorpresa en un

combate aéreo

Informe del combate

Biografía del piloto

 

Combate realizado con: Yak-9

La importancia del factor sorpresa en un combate aéreo

 

Tras haber derrotado a las agrupaciones alemanas en Orel y Belgorod, nuestras unidades terrestres, persiguiendo al enemigo, salían a la costa izquierda del río Dniéper. El enemigo, intentando frenar nuestro avance, lanzó sus bombarderos para atacar a nuestras tropas.

 

El Comandante del Regimiento me encomendó la siguiente misión: patrullar en grupos de 4-6 aviones Yak-9 en la zona de Kozelts para defender a las tropas terrestres de un posible ataque de los bombarderos.

 

Reuní a los pilotos del escuadrón. Les expliqué los objetivos de nuestra misión, destacando que nuestro principal objetivo son los bombarderos, y que en la medida de lo posible teníamos que evitar entrar en combate con sus cazas de escolta, concentrando todo el esfuerzo sobre dichos bombarderos.

 

Posteriormente:

 

- les indiqué las posiciones de las tropas terrestres, tanto las nuestras como las enemigas;

 

- verifiqué que el personal de vuelo conocía las posiciones de las estaciones de guiado, así como que todos conocían las reglas establecidas para comunicarse con ellas.

 

Finalmente, anuncié la composición de los grupos que iban a intervenir, la hora de despegue de cada grupo y la orden de relevo de las patrullas. Por lo demás, les dije a los líderes de cada grupo que para el resto de asuntos tienen la plena libertad de acción.

 

El primer grupo, formado por 4 cazas Yak-9, era liderado por mí. Tras haber despegado, alcanzamos 4.000m de altitud. Cuando llegábamos a la línea del frente, me puse en contacto con las estaciones de guiado y desde la principal estación recibí el aviso de que el enemigo se acercaba desde suroeste, a 2.000m de altitud, y se dirigía hacia el sector de nuestra responsabilidad.

 

Nos pusimos en descenso y gracias a ello incrementamos nuestra velocidad de vuelo, llegando a volar a la máxima velocidad durante el rastreo. Esta decisión me habría permitido acercarme al enemigo en el menor tiempo posible tras haberlo detectado y no le dejaría posibilidades de tomar contramedidas; por otro lado, gracias a una alta velocidad y a la reserva de potencia del motor, nosotros lograríamos la ventaja en altitud mediante maniobras verticales.

 

Tras haber detectado visualmente el grupo de aviones alemanes, comencé el acercamiento. No les permitimos acercarse a más de 5-6km hasta la línea del frente. Realicé el ataque sobre el grupo líder de Ju-88; éste estaba formado por 6 aparatos y escoltado por 6 FW-190. Les ataqué con todo mi cuarteto, por debajo y desde atrás, a un escorzo de 2/4 (45º).

 

Volando a gran velocidad me acerqué al líder a una distancia de 20-25m y situé el colimador en el motor derecho. Disparé a quemarropa una ráfaga con el cañón de 37mm.

 

El motor derecho y los depósitos del Ju-88 explotaron. Atravesé las llamas provocadas por la explosión, puse el avión en vertical y en dirección al oeste, contando con que los demás Ju-88 se retirarían en la misma dirección, donde nosotros les podríamos volver a atacar.

 

La segunda pareja de mi escuadrilla derribó a otro Ju-88, también en el primer ataque. Tras finalizar el ataque, toda nuestra escuadrilla pudo conservar la formación de combate y seguirme.

 

Los Ju-88 restantes, sorprendidos por un ataque relámpago y por la perdida de 2 aviones, lanzaron precipitadamente sus bombas sobre sus propias tropas, y tras haber girado a 90º comenzaron la retirada.

 

Los cazas que escoltaban a los Ju-88 solamente pudieron detectarnos tras finalizar el primer ataque. Ellos comenzaron el contraataque, pero sin disponer de suficiente velocidad no pudieron seguirnos en maniobras verticales, empleadas por nosotros. Sin bajar el ritmo, di media revolución y me puse en posición con todo el grupo para volver a atacar al resto de Ju-88.

 

En el segundo ataque derribamos a otros 2 Ju-88. Tras finalizar este ataque dimos media revolución y nos retiramos a nuestro territorio.

 

Los cazas de escolta intentaron perseguirnos, pero no pudieron acercarnos a una distancia de abrir fuego con eficacia.

 

Como resultado del combate, derribamos a 4 Ju-88 de los 6 que formaban el grupo. Los 2 Ju-88 restantes no pudieron llegar a su objetivo, se desprendieron de sus bombas y volvieron hacia su territorio.

 

Utilizando el guiado desde la tierra, logrando efectuar un ataque por sorpresa y manteniendo la ventaja en altitud y en velocidad durante todo el combate, nosotros logramos romper la formación de los bombarderos sin malgastar nuestros esfuerzos contra los cazas de escolta, que no pudieron prestarnos ninguna oposición.

 

 

FAE_Cazador / HR_Torero

 

 

 

RKKA