VVS >> 100 Halcones >> Pilotos de caza >> A.G. Kuliev >> Informe
 

 

Héroe de la URSS, Capitán de la Guardia

A.G. KULIEV

"Guiado terrestre de los cazas hacia los

objetivos aéreos"

Informe del combate

Biografía del piloto

 

Combate realizado con: Yak-9

Guiado terrestre de los cazas hacia los objetivos aéreos

 

La ciudad de Vilnius estaba envuelta en un espeso humo negro. Nuestras tropas avanzan por la ciudad.

 

La aviación alemana aparecía aquí y allá, intentando causar daños a nuestras tropas de vanguardia.

 

El día 10 de julio de 1944 la escuadrilla que lideraba y formada por mí, por el Starshiy Leytenant de la Guardia Kobyakov, Leytenant de la Guardia Bychkov y Leytenant de la Guardia Len, fue lanzada al aire por orden del Comandante de Cuerpo, que en aquel momento se encontraba en la estación de guiado.

 

Tas ganar altitud sobre el aeródromo, recibí por radio la siguiente orden: “ir a máxima velocidad hacia la ciudad de Vilnius”. Las condiciones meteorológicas eran favorables: ni una sola nube. Tras tomar rumbo hacia Vilnius, incrementé las revoluciones del motor y comencé a ganar altitud. Mis puntos me seguían, pero de repente vi que en el avión de Kobyakov no se había plegado el tren de aterrizaje. Ordené por radio: “Kobyakov, vuelve a la base”. Seguí con la misión con los 3 Yak-9 restantes, volando a 2.000m de altitud.

 

Cuando nos estábamos acercando a Vilnius, detecté a 8 cazas alemanes FW-190, que patrullaban sobre la ciudad en 2 cuartetos, y con escalonamiento de altitud. El cuarteto inferior se encontraba prácticamente a la misma altitud que nosotros, mientas que el segundo cuarteto se encontraba 300-400m más alto.

 

La superioridad numérica alemana nos exigía realizar un ataque por sorpresa, se necesitaba el compañerismo y apoyo mutuo durante el combate. Mis puntos tenían una gran experiencia bélica, y yo confiaba en ellos.

 

Decidí atacar por la parte del sol y desde arriba. Incrementé nuestra altitud, colocándome a 400-500m por encima del cuarteto enemigo superior, y tras realizar un medio tonel, entré en picado y comencé el ataque.

 

El líder del cuarteto superior, tras detectar que nos estábamos acercando, comenzó a girar rápidamente en nuestra dirección. Pero ya era tarde. Durante el giro, el alemán expuso toda la superficie de su avión en mi colimador, representando una excelente diana. Tras una ráfaga del cañón de 37mm el FW-190 se desintegró en el aire.

 

Tras finalizar el ataque comencé a retirarme en dirección al sol, realizando el “giro de combate” a izquierdas; miré hacia abajo y vi cómo uno de los FW-190 estaba colocándose en la cola de Bychkov. Realicé “medio tonel” y entré en picado para ayudar a mi compañero, pero cuando el FW-190 vio que me estaba acercando, realizó bruscamente un “medio tonel” y se retiró en picado. Yo decidí no perseguirle para conservar mi ventaja en altitud. En este momento el Leytenant Len incendió un FW-190, que se fue al suelo, desprendiendo un rastro de humo negro.

 

Los cazas alemanes estaban por todos lados. Miré hacia atrás y vi cómo uno de los FW-190 estaba picando a por mí. Al mismo instante, desde la estación de guiado me transmitieron:

 

“Kuliev, aborta el combate con los cazas: desde el suroeste se dirigen los “Junkers”. ¡Atácales!”.

 

Yo acabé en una situación desfavorable. Tenia que esquivar el ataque enemigo, reunir rápidamente a todo el grupo y tomar la decisión apropiada. Pero es difícil razonar cuando tienes a un enemigo en tu cola. Realicé un giro brusco y entré en un espiral pronunciado, intentando esquivar el golpe. El FW-190 comenzó a perseguirme. Mientras estaba en el espiral, vi que los 9 “Junkers” giraban lentamente hacia la ciudad de Vilnius.

 

Por segunda vez recibí por radio la orden de atacar a los bombarderos de inmediato. Entonces, salí de la espiral y comencé a picar directamente sobre los bombarderos, a pesar de que tenía al alemán detrás persiguiéndome. Cuando el FW-190 me perseguía durante las maniobras, no podía abrir fuego con precisión, pero ahora si que tenía esta posibilidad. Pero por alguna razón el FW-190 no disparaba. Seguramente, porque tenía miedo de dañar a sus propios bombarderos, dado que yo me acercaba hacia ellos en picado.

 

A pesar del brutal fuego abierto por los artilleros aéreos, me acerqué al “Junkers” derecho, le entré por la izquierda, por detrás y desde arriba, y con un escorzo de ¼ (22,5º) le disparé una ráfaga con el cañón de 37mm. Pasé pegado al grupo de los “Junkers”, salí bruscamente del picado y entré en una “montaña”.

 

Miré hacia abajo y vi una gran cantidad de humo negro y fuego, provocados por la explosión del “Junkers” (posiblemente le detonaron sus bombas). El FW-190 que me estaba persiguiendo, fue derribado por el Leytenant Bychkov en el momento de la salida del picado.

 

Los “Junkers”, cuando nos han visto y tras ver que uno de los aviones de su grupo había explotado en el aire, lanzaron sus bombas en el campo, algunos sobre sus propias tropas, y en vuelo rasante se retiraron de forma desordenada en dirección al oeste. Cuando gané altitud realizando una “montaña”, los pilotos Bychkov y Len se pusieron en formación conmigo. Nos quedamos solos. Los cazas enemigos salieron del combate de forma desordenada y se retiraron hacia su territorio.

 

Una buena calidad de los cazas soviéticos y de su armamento aéreo, así como un gran sentimiento el deber nos ayudaron a ganar un combate aéreo en inferioridad numérica, derribando a 4 aviones enemigos y sin haber sufrido ninguna baja por nuestra parte, y lo que es más importante, logramos frustrar el ataque de los “Junkers”.

 

 

HR_Crash / HR_Torero

 

 

 

© RKKA